CIRUGÍA DE LA OBESIDAD: DONDE OPERARSE

Coincidiendo con la repercusión mediática de la operación realizada a  Manoli D.R. paciente con más de 260 kg; los medios han realizado siempre la misma pregunta.

Si la cirugía de by-pass gástrico es tan compleja y se escucha que ocurren tantas cosas ¿cómo es que esta cirugía en una paciente de 260 kg ha ido tan bien y sin problemas?

He de decir que somos conscientes de que no solamente en Andalucía, sino en toda España, de tanto en tanto, surgen problemas que no deberían producirse.

¿Qué podemos hacer para que esto no ocurra?

Hay que coordinar a distintos niveles:

1º Centros hospitalarios especialmente equipados y diseñados para esta cirugía.

2º Equipos con amplia experiencia en esta cirugía.

3º Preparar y estudiar al paciente complejo para operarlo en el mejor momento.

 

1º Centros equipados para esta cirugía:

No solo nos referimos a los existentes y necesarios en un buen hospital: como son UCI, banco de sangre, etc (por si se necesitan), sino a los específicos para realizar la cirugía de la obesidad y metabólica que explicaremos a continuación.

Camas especiales que soporten hasta 500 Kg como en la que se hospitalizó Manoli. Si nosotros colocamos un paciente con obesidad extrema en una cama de hospitalización normal, independientemente de que pueda romperse la cama, es posible que el paciente termine con una hernia de disco o ciatalalgia intensa, sin entrar en el detalle de que si colocamos un paciente de 140 Kg en una cama preparada para 100 kg, no podrá subirse, bajarse, levantar la cabeza o los pies, con la dificultad respiratoria que esto comporta.

Una cama para obesos, además de soportar peso y realizar todo lo anterior, se transforma en silla para que el enfermo pueda estar sentado (respirar mejor) sin levantarse de la cama.

Mesas de operaciones para pacientes súper obesos. Es imprescindible disponer de esas mesas de operaciones, pues aunque el paciente no lo sabe y no lo ve (está dormido) durante la operación hay que elevar y bajar la mesa de operaciones en distintos momentos de la misma. Subir la cabeza y el cuerpo o tener que bajarla (tren y antitren de Lemburg), lateralizar, etc..Si esto no se puede hacer, el cirujano si es experto realizará la operación, pero los riesgos de tener complicaciones y problemas aumentan.

El instrumental que se utiliza ha de ser extra largo. Es fácil de entender que cuanto más obeso es el paciente más largo ha de ser el instrumental para poder realizar la misma operación.

No se puede ni se debe iniciar una operación de obesidad si no se dispone del instrumental específico para este tipo de operaciones. Pues si se inicia, en el mejor de los casos el paciente terminará abierto en canal, si es que no termina en catástrofe.

 

Equipos de exploraciones. No podemos correr el riesgo de necesitar un TAC y que el paciente obeso no quepa dentro; por eso, hoy en día no debe realizarse ninguna operación en un hospital o clínica donde no se disponga de un TAC o Resonancia de “arco abierto en C” pues estos últimos por no ser cerrados, permiten la colocación del paciente obeso.

Junto a estos puntos fáciles de entender, hay un sinfín de detalles igualmente necesarios: sillas de transporte triple ancho, cuartos de baño especialmente diseñados, etc…

 

clinica_granada

 

2º Equipo quirúrgico especialmente entrenado:

Es fácil de entender que un paciente no tiene el mismo riesgo de tener una complicación si lo opera un cirujano para quien es su primera operación de obesidad que hace personalmente él, la cien o la mil. Cuanta más experiencia menos riesgo para el paciente. Por tal motivo, la IFSO (Federación Internacional de Cirugía de la Obesidad y Enfermedades Metabólicas) para dar el certificado de capacitación en obesidad a un cirujano, le exige que sea tutelado por un experto al menos durante las cincuenta primeras operaciones.

La preparación y estudio del paciente obeso mórbido o extremo antes de la intervención, es de vital importancia. Los centros con experiencia en esta cirugía saben que la pérdida de un 10% del exceso de peso mejora la respiración y el dolor del paciente en el postoperatorio inmediato; lo que disminuye el riesgo de complicaciones.

Sirva como ejemplo que la realización de un electrocardiograma y RX tórax, suficiente para una operación de hernia o vesícula; es insuficiente en el obeso súper mórbido o extremo. Hemos podido comprobar que el 50% de los obesos súper mórbidos tienen lesiones de corazón detectables solo en el Ecocardiograma (ecografía cardiaca) y las pruebas de función respiratoria son imprescindibles antes de esta cirugía; pues como es sabido, el obeso mórbido sufre de insuficiencia respiratoria crónica (se ahoga al hacer esfuerzo, incluso al caminar) y así podríamos seguir con otras muchas pruebas.

 

Clínica Inmaculada ha realizado un gran esfuerzo para adecuar sus instalaciones a todo lo anterior. Dispone de camas y mesa de quirófano que soportan hasta 500 Kg. Baños amplios especialmente diseñados para estos pacientes. TAC de arco abierto, que además de no producir claustrofobia, permite explorar al obeso mórbido. En fin, ha recurrido a todo lo necesario para realizar operaciones tan complejas como la de Manoli, con la máxima seguridad y comodidad; consiguiendo reducir los riesgos de esta cirugía a los de una vesícula biliar, hernia de estómago o apendicetomía.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>