Archivo de la categoría: hernia de hiato

Reflujo gastroesofágico y hernia de hiato

El reflujo gastroesofágico (ERGE) es una de las enfermedades más frecuentes en la patología digestiva. Se caracteriza por paso del alimento junto con ácido gástrico desde el estómago hacia el esófago, y en numerosas ocasiones, hasta la boca y las vías respiratorias. El reflujo normalmente es del contenido ácido del estómago y produce una irritación del esófago denominada esofagitis.

La causa más frecuente es que el cardias, mecanismo esfinteriano que existe en el esófago en su unión con el estómago, no funciona correctamente y el ácido del estómago pasa al esófago. La mucosa del esófago no está preparada para soportar el pH ácido del líquido gástrico y hace que se produzcan los síntomas. En otras ocasiones, además hay un paso de parte del estómago hacia la cavidad torácica, lo que se denomina hernia de hiato.

¿Cuáles son sus síntomas?
Los síntomas más frecuentes del reflujo gastroesofágico (ERGE) y la hernia de hiato son:
- Acidez (sensación de ardor detrás del esternón).
- Regurgitación (paso del contenido gástrico a la boca).
- Tos irritativa, sensación de ahogo y dolor torácico o de garganta, si se produce el paso del contenido gástrico a las vías respiratorias.

Inicialmente se producen lesiones en la mucosa del esófago por irritación permanente del mismo. Posteriormente, si no se trata de forma adecuada, puede ocasionar lesiones premalignas (esófago de Barrett) o incluso tumores malignos.

¿Cómo se diagnostica?
Las pruebas diagnosticas que hay que realizar para confirmar la sospecha clínica son:
- Endoscopia digestiva alta (gastroscopia): permite valorar la presencia de hernia de hiato y lesiones asociadas en la mucosa esofágica (esofagitis, esófago de Barrett, tumores, etc).
- pHmetría: confirma la presencia de ácido gástrico en el esófago.
- Manometría: permite confirmar la disfunción del esfínter esofágico inferior.

Tránsito esófago-gastro-duodenal: resulta útil ante la presencia de hernias de gran tamaño, con el fin de programar la técnica quirúrgica más adecuada.

reflujo gastroesofágico y hernia de hiato

¿Cuándo debe operarse?
La cirugía está indicada en los siguientes casos:
- Persistencia de los síntomas a pesar del tratamiento médico.
- Presencia de lesiones potencialmente malignas: esófago de Barrett , etc.
- Dependencia del tratamiento médico durante toda la vida para el control de los síntomas.

Técnica quirúrgica
Actualmente, este tipo de intervención se realiza por vía laparoscópica, lo que implica menor agresión quirúrgica, incisiones de pequeño tamaño, reincorporación a la vida laboral de forma precoz, menor índice de complicaciones y menor dolor postoperatorio.

No obstante, la técnica realizada es la misma que en cirugía convencional y consiste en el cierre de los pilares del diafragma (por donde el estómago se hernia a la cavidad torácica) y la realización de una funduplicatura (rodear el final del esófago con parte del estómago a modo de “bufanda”). El paciente puede tolerar líquidos en 24 horas y ser dado de alta de forma precoz.

Detalle técnica quirúrgica para reflujo gastroesofágico

 

 

 

 

 

 

Dr. Mario Serradilla
Director Adjunto de CLB Granada