Archivo de la categoría: cirugía del tiroides

Bocio y otros tumores de tiroides

CDR733910-571

Nódulo tiroideo es un “bulto” o masa que se puede llamar tumor, situado dentro de la tiroides; que se puede explorar en la parte anterior del cuello. La tiroides tiene forma de mariposa, las alas se denominan lóbulos (derecho e izquierdo) y el cuerpo se nombra Istmo. La gran mayoría de los nódulos tiroideos son benignos (no cancerosos) pero una pequeña proporción de estos nódulos sí contienen células cancerígenas. En la población general la prevalencia del nódulo tiroideo es del 5%, más frecuente en mujeres y aumenta con la edad llegando hasta un 50% en los mayores de 60 años.

Así pues, la cuestión principal en la evaluación de un nódulo tiroideo es identificar los que requieren cirugía.

¿Qué factores  aumentan la probabilidad de tener un nódulo tiroideo canceroso?
-Historia familiar de Cáncer de tiroides
-Edad. Menores de 20 y mayores de 70 años
-Género. Más en hombres
-Exposición a radiaciones ionizantes
-Características del Nódulo: consistencia dura, adherido a estructuras cercanas.
-Síntomas por compresión: disfonía, afonía o parálisis de cuerda vocal (por laringoscopia)

¿Como saber si se tienen nódulos?
La mayoría de los nódulos tiroideos no producen ningún síntoma. Su médico generalmente los descubre durante el examen físico de rutina o usted puede notar un bulto en el cuello al mirarse en el espejo. Así pues la mayoría de los nódulos se descubren durante el examen del cuello que se hace por otra razón.

Una vez detectado el nódulo se realizarán una serie de pruebas complementarias para diagnosticar la causa del mismo.

¿Que pruebas deben realizarse?
1- Niveles de T3 y T4
2- Niveles de la hormona estimulante del tiroides
3- Ecografía tiroidea
4- Biopsia por aspiración con aguja fina (PAAF); podemos tener los siguientes resultados (Bethesda):
I-No diagnóstico o no satisfactorio: Este resultado es común cuando el nódulo es un quiste. Estos nódulos se pueden quitar con cirugía o ser re-evaluados con una segunda biopsia con aguja fina, dependiendo del juicio clínico de su médico
II-Nódulo benigno (no canceroso) con frecuencia indica nódulo coloide, no es necesario sacar estos nódulos  en general, pero si requiere otra biopsia en el futuro en caso de crecimiento.
III-Atipia indeterminada o lesión folicular de significado incierto: debe reevaluarse o extirparse
IV-Neoplasia folicular o sospechoso de neoplasia folicular: debe extirparse.
V-Nódulo sospechoso de malignidad: debe completarse el estudio o extirparse
VI-Nódulo maligno (canceroso): debe extirparse
5- Gammagrafía  (centellograma) de la Tiroides en caso de duda en la PAAF; en ella se distinguen dos tipos de nódulos:
- Los calientes (funcionales) que aparecen oscuros en la Gammagrafía. De ellos solo 1% de los nódulos funcionales son cancerosos.
- Los nódulos fríos o claros (no funcionales) en la Gammagrafía, entre ellos el 20% son cancerosos.

¿Cuál es el mejor tratamiento del Nódulo Tiroideo?
1- Los Nódulos tiroideos cancerosos o los que se sospecha que puedan ser cancerosos, deberían extirparse quirúrgicamente por un cirujano de tiroides con experiencia. La mayoría de los cánceres de tiroides son curables y rara vez causan problemas que pongan en peligro la vida. Se debe extirpar la totalidad de la glándula tiroidea en prácticamente todos los casos.

2- Los Nódulos tiroideos benignos que no sean extraídos, deberán ser observados detalladamente con un examen del nódulo cada 6 a 12 meses. Este seguimiento puede que requiera un examen físico por su médico, una ecografía de la tiroides o ambos.

3-En alguna ocasión su médico puede intentar reducir el tamaño del nódulo, si éste es funcionante, dándole tratamiento con hormona tiroidea a dosis un poco más altas de las que su cuerpo necesita (lo que se llama tratamiento supresivo). Aunque esté en tratamiento supresivo con hormona tiroidea o no, puede ser necesario repetir la biopsia si el nódulo crece.

4- También,  aún cuando la biopsia sea benigna, se le podrá recomendar cirugía para extraer el nódulo si este sigue creciendo, o es causante de síntomas por compresión.

Así pues, como en medicina es mejor prevenir que curar, debe consultar al médico si siente u observa un “bulto” o masa en el cuello,  o si ha estado expuesto a la radiación en las áreas de la cara o el cuello. Se puede realizar una ecografía del cuello para buscar nódulos tiroideos. En caso de ser diagnosticado de un Nódulo tiroideo póngase en manos de un buen especialista que le aconsejará sobre el mejor tratamiento. Y en caso que ese nódulo tenga criterios quirúrgicos, es de vital importancia ponerse en manos de un buen cirujano, con experiencia en el tema. Como hemos comentado anteriormente, la mayoría de los cánceres de tiroides son curables y rara vez causan problemas que pongan en peligro la vida.

Dr. A.Hugué
Cirujano Adjunto CLB